Ana María Janer es para nosotras una brújula viviente orientada hacia Dios y hacia los hermanos más necesitados. Cfr. Homilía Cardenal Amato 8/10/2011

 

El XXIII Capítulo General ha querido asumir un Proyecto Común como deseo de revitalizar nuestra familia Janeriana y responder a los desafíos de la realidad que hoy nos interpelan

El Carisma de Ana María es una fuerza que nos transforma y nos impulsa para Amar y Servir siempre y en todo.

Por eso queremos vivir HOY

-el compromiso y el servicio compartiendo todo lo que somos y tenemos

-el dinamismo de la misericordia que no juzga y que socorre la necesidad con amor

-la apertura para asumir los nuevos desafíos de nuestro tiempo dando una respuesta de caridad a los hermanos

-la riqueza y la fecundidad de la vida y misión en comunidad

-el riesgo que implica comprometerse con los más pobres y necesitados de nuestro tiempo sin medir esfuerzos, como lo hizo Ana María Janer

-la misión compartida con decisión, compromiso y creatividad.

Religiosas y Laicos queremos hacer vida el proyecto de Amar y Servir como lo hizo Ana María Janer, a su estilo, con sus gestos, con su corazón misericordioso.